Seguidores


Este espacio es el que reemplaza a los tres blog que tenía y fueron borrados, en él están las entradas originales tratando de respetar los comentarios dentro de mis posibilidades, gracias a quienes me han acompañado en cada oportunidad y bienvenidos a todos aquellos que deseen entrar en este lugar.

Google+ Followers

Cuentos cortos.

183-Dolor, mañana, ningún día. de ntcc por tomasuncafe-27/02/12.
Baldosa floja y la puta que te pario,
el aullido de la helada mugre en su pantalón,
sin pensarlo estaba cambiando su suerte,
del estado de euforia, al enojo sin dueño,
cuanto había esperado este momento,
baldosa de mierda,
la fortuna cayendo al otro lado del prisma ,
una luz distinta a la esperada ilumino la muerte,
y con el impacto, boqueo el asfalto que ya se había derretido varias veces este verano,
él en un recorrido que se había trazado sin saberlo.
Esa mañana en los clasificados vio el aviso,
estos días de verano insoportable en la hoguera metropolitana,
en su monoambiente como plastilina,
conoció en su edificio, las buenas noticias, esta semana había sido especial,
todo estaba de su lado un tiempo de triunfo emotivo,
exultante a pesar del sudor, del hedor inmundo del pequeño ascensor.

Un motivo de la existencia como ejercicio no resuelto,
la estúpida necesidad de buscar una explicación,
una causa sin notar que solo es nuestra incapacidad de ver,
simplemente el color de una mañana.

Se consumió esperando en esa sala atestada, su entrevista,
odiando el pantalón sucio que le dejo su suerte de lluvias y hastíos,
paso toda su vida en ese tiempo infinito,
de dolor de esperanzas, camino enjaulado buscando su cuerpo,
solo de vez en cuando miraba despierto,
y en su destino estaban milisegundos de esas piernas que le sacaban el dolor,
no hubo tiempo de ser entrevistado y el odio nublo de angustias el recuerdo,
baldosa floja y la puta madre que te pario.

Un sino sin una palabra conocimiento visceral del que creemos debe ser y estar,
que casi nunca esta, ni es más que nada, más que nauseas, ni siquiera sabe quién es,
dolor de no ser, ya sin llantos, demiurgo de la espera, una palabra.

Con la ausencia volvió la calma y pudo descansar en un café cercano,
de cercanías tantas palabras tejidas no le dejaban escuchar a ninguna,
en un segundo segado un recuperado recuerdo esas rodillas,
sin trabajo pero en la gloria volvió su suerte o al menos eso creía,
cuando en un lento y cadencioso juego de repetición,
ella cruzo sus piernas en frente de su mirada sedienta de luz,
no pudo enfocar sus ojos hasta que llego la hora de irse,
un palabra entrecortada con temblores ocultos de su interior salió desnuda,
-hola me recordás, le tiro a la cara casi mudo,
A ella le costó decodificar tanta intimidad, será que no había caído en ella,
no estaba presente en esos milisegundos donde fue devorada por el deseo,
pero algo que no se puede definir la impulso a contestar austera,- no,
-pero, discúlpame soy el que no pudo ser atendido en su entrevista esta mañana.
-a si por supuesto, discúlpame.
Un gran silencio se apoderó del ambiente de un metro cuadrado,
y ya nada volvería a ser igual para él, solo aquel silencio,
casi la deja marchar yéndose de su costado,
pero tal vez la negligencia de su pensamiento practico lo hizo ofrecerle un café.

En la lluvia como en el dolor, solo es cuestión de tiempo que vuelva a caer,
la orgia voluptuosa de sentir una vez más creyéndonos únicos,
el único aguacero de verano que nos da vida,
negando cualquier semejanza con nuestros recuerdos,
exultantes ante el descubrimiento de plenitud, un solo autor.

En el invierno próximo,
en el monoambiente con aquellas piernas rodeando su cuello,
comenzaba a pesarle el recuerdo, pero lo transportaba su olor el aroma de sus sentidos,
fue en ese momento que la tranquilidad de ella (baldosa), lo dejo sin enojos,
no le importaba tanto no conseguir un empleo mejor, la tenía a balda,
nunca supo en que momento comenzó a nombrarla por este apodo,
que sin lugar a dudas le quedaba y no generaba reproches,
en cuatro cuadras a la redonda bailaban su desventura y sus deseos.
Balda se calzo las faldas con unas botas interminables, se lanzo a la calle,
se quedo en silencio desnudo, vestido de sabanas aromadas de ella,
sin poder aquietar los definitivos fracasos de este semestre,
cuentas rojas, heladera vacía, y el frio en la ciudad,
al final no había sido tan malo el verano,
la trajo a ella, y era más sencillo agarrar la calle.

No se puede olvidar lo inolvidable,
dejar un recuerdo porque si, sin tener un libro de entradas,
convencerse del presente sin pasado, o por lo menos no se debe,
intentar sentirse un nacido reciente, conlleva olvidar la muerte,
sabiendo que el día nos tomar por sorpresa,
escupiendo cada una de las prendas vestidas en el recorrido.

Esa noche se verían en una sala de cine para el estreno al cual habían sido invitados,
en realidad la agencia de Balda recibió esas invitaciones y se las dieron a ella,
que sin dudarlo lo escogió a él, como lo había hecho el último verano,
luego irían a cenar con amigos, el no tenía ni una moneda,
intentaría una mentira para no sentir la humillación,
nunca supo porque se humillaba tanto cuando ella pagaba,
si es que así había sido antes sin ella,
el tiempo estaba mejorando lo cual lo ponía de mejor humor,
ella deslumbrante en hall del cine, el apenas presente,
fingió un malestar que rápidamente disimulo al termino del estreno,
no contaba con argumentos ni con un humor acorde para negarse a la cena,
estuvo ausente, mañana seria otra oportunidad,
la reunión se extendió más de lo que hubiese deseado,
se fueron en silencio,
ella preciosa, cansada preciosa, envuelta en ese aura que tenia de mujer y calma,
caminaron juntos, conociendo el destino,
la muerte estaba realmente lejos en ese entorno, la noche corta,
se agitaron tenues, alimentando su deseos que íntimamente sabían no eran los mismos,
se acariciaron como si fuera la última vez y se miraron, nunca se vieron,
como entonces se reunieron en una fusión lejana,
la mañana los tomaría despiertos,
el lunes irían juntos a buscar su suerte,
temprano cayo la lluvia, la espero en el café,
fueron de la mano sin palabras,
metros antes de llegar, el pisó una baldosa floja,
-baldosa floja y la puta que te pario,
No hubo más que decir.

No recordarnos en nuestra cotidiana torpeza,
tal vez sea no reconocerse en los antecedentes,
pensarse impoluto de historia univoca,
y no querer mirarse en el espejo, que repite el fatal eco de un tango, una vida.

Ella tuvo al hijo que él no quiso,
el paga algunos gastos y sigue buscando un destino,
mañana cree que pude ser su gran día,
otra oportunidad, renacer de amnesias y olvidos.

_____________________________________________________________
152-No erótico, ménage ( cuento)..



_________________________________________________________________________

Blandiendo la bombacha de Juana,
Nacho entro al Banco,
del cual era funcionario,
habían estado comiendo juntos minutos antes,
ella un empleada recién llegada,
recién egresada del Comercial,
el un Padre de familia o va un Padre,
si es que el ser Padre te da algún título él lo tenía,
María su hija mayor lo esperaría ese día en el Dpto.
para terminar los últimos detalles del viaje a Miami,
ya que no pretendía fiesta de 15,
ese había sido el tema con Juana en el almuerzo previo,
luego de su deseo,
participo a la niña del entorno intimo,
con sus mágicas ocurrencias,
al volver se detuvo por cigarrillos dijo, ya voy,
y en realidad paro a comprar la prenda intima,
con la que rápidamente,
decidió entrar gritando a la oficina,
he Juana te la olvidaste,
tras la carcajada de todos,
y la vergüenza de Juana, el especulaba seguramente,
y quien no, que aquel brutal acto,
había sido un acto de seducción contranatural.

María viajo luego de largas discusiones
de Nacho con su Madre,
la Madre de María, de la cual estaba separado,
ella la Madre vivía en la casa que había sido de ambos,
vivía allí con su pareja un hombre joven,
o al menos más joven que ella,
un trago amargo para Nacho,
un machista empedernido,
que había cambiado la piel en los últimos años,
para ser políticamente correcto y seguir en la sociedad,
y por ejemplo intentar conquistar a Juana 30 años menor,
la plata había sido por supuesto el tema de la discusión,
y el hecho de la necesidad de la notebook para la Niña,
el tomo un crédito al final y termino de una vez ese conflicto,
la llevo a María a comprar la ropa para el viaje,
no dándose cuenta de su melancolía.

A la semana en el Banco pensativo,
Nacho fue sorprendido por la voz tímida de Juana ,
ella no le perdonaba el papelón,
pero no podía eludir consultarlo,
Nacho con su humor de artista heredado,
heredado nadie sabe de quién,
le jugo algunas bromas y rápidamente ella aflojo,
ese mediodía volvieron al restaurante,
charlas algo de vino,
demoro la hora de la vuelta al trabajo,
cuando Juana lo noto, angustiada se lo dijo,
el la tranquilizo ya que estaba a su cargo,
y no habría problemas,
salvo la condena social, de la cual el no la advirtió,
ya que jugaría a su favor según él creía,
llegaron media hora más tarde,
esta vez sin bombacha en mano,
al rato Nacho recibió un llamado,
ese llamado lo tuvo pensativo el resto de la tarde,
al notarlo triste, Juana se acerco,
y el consuelo llevo al lugar que hacía meses el había deseado,
con un tanga en la mano y el ridículo.

María volvió, Disney había sido generoso,
bailes con amigas en la misma,
conocer chicos,
y el uso indiscriminado de su PC personal,
la notebook tan resistida y pagada a crédito,
la cual fue agradecida efusivamente a su Madre,
y usada al extremo de perderse unos cuantos paseos,
Nacho que siempre tenía recursos supo del mal uso,
por la Madre de Carla,
que había viajado junto con las chicas,
13 del mismo curso,
la Mama de Carla,
estuvo en el grupo intimo de la Flia. de Nacho,
y también el quiso ir más allá,
pero las circunstancias lo impidieron,
no solo la Madre,
con esta información en caja, encaro una charla,
poco educativa por cierto,
luego de insultos varios,
ella la Niña dijo algo que despertó a Nacho.

Esa noche en lo de Juana,
ella cocino para él su plato preferido,
y dulce casero para el desayuno,
nunca le confesó a Nacho,
de donde venían aquellas destrezas,
pero los jueves siempre visitaba a una amiga,
según contaba,
un vieja amiga del colegio,
que en realidad fue su Prof. de Francés,
nunca le inquietaron demasiado las historias femeninas,
con lo que dejo aquello así,
degusto sus manjares
y sin pensar en el desayuno,
licuo su angustia con sus piernas,
ella adoraba que el lamiese su sexo,
era lo que más deseaba ya que en otros terrenos,
a su entender no era un gran amante,
pero si era una buena posibilidad para ascender,
y además su pareja,
un artista del cunnis lingus,
por la mañana Nacho olvido el dulce,
y partió, apuraron el paso,
ella contrariada por el olvido,
el preocupado porque la crisis, traería modificaciones laborales,
ya se había ocupado pensando en un negocio,
una posada en la sierra,
no lo sabía nadie ya que no era una decisión tomada,
aun debería resolver la lejanía de sus hijos,
cuando ambos mejoraron el humor,
en el almuerzo sin saber por qué le contó a Juana,
ella no estaba interesada,
pero se mostró alegre al verse incluida en sus proyectos.

María seguía de mal en peor,
su Madre lo llamaba permanentemente,
quería resolver lo de su hija,
y por otro lado tenía problemas con su joven pareja,
Carlos así se llamaba, trabajaba poco,
estaba en casa todo el día,
y las cosas se complicaban en la relación,
para colmo la Niña no quería ir al Colegio,
ni hacer otra cosa que estar encerrada en su habitación,
no estaba saliendo con sus amigas,
serán cosas de la edad, decía Betty,
Betty la mucama conservada en su trabajo,
luego de la separación ocupo un rol fundamental,
sostenía la casa con su empuje y vitalidad,
y se hacía cargo de los niños,
llamo la atención de Betty el estado de María,
la Niña desmejoraba, no comía y el colegio mal,
en breve alerto a la Madre de su impresión
esta juzgándola entrometida le quito credibilidad,
en tanto Carlos seguía discutiendo con la Madre,
se estaba tornando insoportable aquella atmósfera.

Nacho sagaz quiso hablar con Betty sobre la Niña,
le fue imposible ya que al enterarse la Madre,
se produjo un escándalo, según ella por la intromisión,
en su vida escudriñando a su pareja,
y sus costumbres, ella siempre considero,
que él no tenía limites,
que todo lo quería gobernar, manejar a su antojo,
y para colmo de males las cosas no andaban,
Carlos era un amor, pero ella no sabía que pasaba,
desconsolada luego del entre dicho, sin Carlos,
decidió llamar a su amiga la Madre de Carla,
solidaria como pocas,
y esclarecida en la personalidad de Nacho,
tomaron algo y todo giro entorno a la relación con Carlos,
se ayudaron mutuamente, hubo consejos,
y así ambas salieron fortalecidas,
aun no conocían sobre la nueva relación de Nacho.

A los pocos días del intento por hablar de Nacho,
la niña termino internada en la clínica de al OS.
el no estaba informado de lo que estaba pasando,
y encima lo habían llamado de la Gerencia por informes,
al enterarse Juana se altero,
como podía pasar algo así le dijo,
justo en este momento te van a echar y nosotros,
bueno contesto él, es solo una impresión,
de todas maneras ya lo habíamos hablado,
Nacho estaba preocupado por María,
y no noto lo que al pasar le había dicho Juana,
es que ella estuvo hablando con el hijo del gerente,
y aparentemente tendrían un almuerzo de trabajo ese día,
pues considerarían su ascenso,
María estaba con fiebre y pérdidas,
le dijo el médico a Betty,
que fue la única que estuvo para el informe,
ya que la Madre estaba terminando un asunto con su pareja,
este se iría de la casa pues apareció con marcas femeninas,
y con el desinterés del último tiempo, seria insalvable,
luego de unos días María fue dada de alta.

Juana había cruzado la frontera,
ella rompió con Nacho,
el fue echado del Banco,
debería enfrentar solo el éxodo a la sierras,
la crisis apretaba,
María seguía con cambios extraños,
las Madres de Carla y María decidieron vivir juntas,
para acotar gastos,
ambas habían fracasado nuevamente y sus ex,
no les aportaban el dinero suficiente,
se deshicieron de Betty,
María y Carla ocuparon la misma habitación,
así fue que de a poco María comenzó a mejorar,
de Carlos ni noticias,
Nacho fundiéndose solo en Córdoba,
las niñas comenzaron con sus salidas
y todo parecía ordenarse,
las Madres conocieron unas parejas,
en unas clases de teatro, con las cuales se relacionaron,
tan estrechamente que de a poco fueron amalgamándose.

Nacho en crisis terminal,
intento hablar con Juana,
para reubicarse en el Banco y reunirse,
Juana que apenas tenía 9 años más que María,
ahora ya era una Mujer,
eso pensó Nacho ante sus respuestas,
nunca más la llamo,
ni quiso enterarse del estado de sus cosas,
ya que para él fue concluyente, “el estoy con Ari”,
Ari el hijo, del hijo de puta que lo hecho,
pensó que se joda y siguió buscando respuestas,
tomo el micro a Bs. As.,
llegaría esa madrugada,
aun no sabía a qué venía,
pero igual no llego,
fue pues antes de Rosario que se descompuso,
lo trasladaron al hospital,
había padecido un infarto,
eso comunicaron por TE,
la OS tramitó el traslado a la clínica.

Ya en la terapia lo visito María,
con su amiga y su pañuelo rojo al cuello,
lo miro como nunca, pensó el,
sin poder hablarle, como siempre,
aunque ahora por la traqueotomía,
la escucho cristalina,
aunque ella no hablaba lagrimeaba,
entendió los porque repentinos,
desgajo el resto de su corazón y lloro,
lloro sin lagrimas,
cerró los ojos,suspiró,
y ya no volvió a verla,
ella permaneció hasta las 17hs,
para luego cerrar su expresión de niña definitivamente,
salió, camino, no vio,
más tarde en la cena llego la noticia,
su Madre se iría a vivir con la otra Madre,
llamo Carlos preguntando por ella,
Carla había dejado la casa para irse a vivir con uno,
y ella María Juana debería ganarse la vida,
ya estaba la citación que la pareja de su ex Madre,
con sus influencias consiguió que le mandasen del Banco.

_______________________________________________________________________________________________
No erótico, ménage ( cuento) de conocer.ar,y ahora gotan por



________________________________________________________________________________________________________
155-Lic. los Martes. de conocer.ar,y ahora gotan por 20/09/09.











Boquiabierto persistí todo el día,
un domingo distinto,
una mañana distinta,
se acercaban las temperaturas templadas,
decidí desayunar en un bar de la zona,
el diario, los anteojos, el celular,
y una lista de posibilidades para el resto del día,
no supe porque , ni cuando, ni como,
leyendo deportes, con mi café y mi cigarrillo,
sonó un celular,
no le preste atención,
volvió a llamar y caí en la cuenta que era el mío,
-hola.
-como andas.
-bien, que sorpresa.
Y efectivamente lo era, ya que Carla así se llama,
estaba casi cayendo de mi memoria,
habíamos intentado algo sin lograrlo,
en aquel momento acababa de separarse,
-que estás haciendo?.
-desayunando, y vos?.
-quería verte.
-ningún problema, cuando?.
-si puede ser ahora.
-venite, estoy en…
ya no pude leer,
volvieron los recuerdos,
su imagen,
no la veía hacia bastante digamos más de 4 años,
en aquel tiempo un día cualquiera dejo de verme,
y no supe nada hasta este momento,
ella había sido maestra del jardín de mi hijo mayor,
unos rulos de seda,
una mirada lejana y brillante a la vez,
y una cintura cósmica,
se perdían imágenes y recelos,
no aparecían rencores ni preguntas,
en ese momento flotaba,
deseaba su encanto,
me sentía en el limbo,
crecía mi deseo,
no importaba nada,
sin notarlo,
me estaba tocando,
algo estaba pasando,
erguido mi miembro afuera húmedo,
ella chupaba yo flotaba,
ya no hablaba esperaba gozaba,
el jugo de los tiempos,
olvidé mis rencores,
estalle en silencio,
y caí en una ensoñación letárgica,
con el mismo letargo que ella terminaba su labor,
es otro domingo, evoco el recuerdo de Carla,
y espero la próxima sesión,
voy los martes,
y siempre relato mis domingos allí,
mi vida allí,
y ella me escucha.





























_____________________________________________________________

34-fly E. de Cualquiera por
__________________________________________________________

Yo también quiero ir a Abu Dhabi pero no tengo un Toyota,
pensaba el tipo mientras escuchaba una publicidad para ir al mundial de clubes,
donde tras un sorteo y teniendo un modelo de la marca podría ir siguiendo a su club,
ese que le había dado las primeras satisfacciones en la década del sesenta, su club
el querido Estudiantes de la Plata ganador de gestas históricas, con jugadores antológicos y otro no tanto, pero con los recursos necesarios para llevar a esa institución donde se lo merecía,
y ahora una nueva oportunidad de gloria solo tenía que tener el auto y ganar el sorteo,
entonces volvería a vibrar con la grandezas de su equipo,
y por supuesto conocer los Emiratos,
sabía que en Abu Dhabi había Príncipes muy ricos y claro un mar de oportunidades,
el petróleo , las odaliscas, y con su personalidad sería ganador en aquellas tierras al igual que el club de sus amores,
no pensaba en otra cosa desde aquella publicidad, lo había hablado con el negro, compinche desde chicos, el negro hincha de Boca siempre puteaba contra Bilardo,
aunque claro está que después del 86 y la gran participación del 10 que era bostero, el Negro miraba con mejores ojos a él Narigón, hasta se hacia el olvidado de las agujas y otras artes que el Narigón había empleado como jugador y que al Negro no le gustaban tal vez no por las practicas en , si no porque no había jugado en Boca,
de hecho cuando él le dio el agua mágica a los Brasileros bien que lo disfruto,
estuvimos planeando cómo hacer para adueñarnos de un Toyota y así fue que al Negro se le ocurrió que podíamos robarlo, nunca me gusto lo ajeno pero dadas las posibilidades de triunfo en Arabia me pareció que podíamos intentarlo,
no íbamos a ser tan idiotas como esos hinchas de Racing que de polizones en el tren de aterrizaje de un boeing a Miami murieron congelados,
el estuvo trabajando de pintor en la casa del que tenía el auto y sabia los movimientos,
así que nos dispusimos a trazar el plan, fuimos a la casa de la Susi que fue la madre de los dos primeros hijos del Negro y una tarde mi novia, vive con los hijos de Juan y los del Poli muerto en el choreo al banco, ella siempre estaba dispuesta a cebar unos mates y si la apurabas un poco también te ceba,
esa noche mientras tomábamos unas birras trazamos el choreo, todo saldría bien dijo el Negro, limpio y rápido y le hincaba a un chori su colosal dentadura de dos dientes la que le valió el mote de bidente, y el que lo era supo cómo y cuando teníamos que ir cuando fue lo del Turco y ahora este hijo de puta nos dejo afuera, se lo dio a unos Montoneros que también estuvieron con Menem, si les dio la guita del barrio y nos sacaron los planes, eso era lo que nos tenia arruinados, pero con ese auto iríamos a nuestra salvación junto con la consagración del Pincha , el petróleo y las minas de Abú Dhabi,
-y que haremos una vez allá,
-no se ya veremos se nos ocurrirá algo,
-y ahora que están con el fútbol porque no les enseñamos a ser hinchas,
-como hinchas, ellos deben tener equipos y sus hinchas,
-barras digo viste como acá y de paso les manejamos el negocio,
-genial barras brava en Abu Dhabi,
y sin más decidimos seguir con el plan...

-y por que mataron al dueño,
-y que quiere agente al le sobraba la guita y lo forreo al pobre Negro,
además tenía un Toyota, pero el Negro no sabía que tenía seguridad,
ahora los dos se fueron y yo no no se si llegaré a este Mundial.
________________________________________________________

La miseria y la pelota iconos de una sociedad.
La pelota no se mancha.
________________________________________________________

122-Caminos minimos. de conocer.ar,y ahora gotan por

__________________________________________________


Era inevitable,
sabía que luego de lamerla,
los caminos se presentarían distintos,
los destinos serian otros,
siempre lo supe,
aunque no me he detenido por eso.
Una mujer de otro y yo, otro queriendo,
dejando entrever transparentes mis deseos,
acudiendo a su encuentro con una mirada profunda,
buscando su secreto,
sería un designo, una enseñanza
o simplemente un mandato del alma más antigua,
aquella que no necesita de permisos,
la cual en un acto de supervivencia muerde y mata.
El otro supongo ligado por el amor,
sentimiento trashumante,
se entrevía agotado,
conocía de amoríos fugaces y no parecía importarle,
se adivinaba que no creía en tener que compartir su amor,
permitiendo licencias de ciego, conservaba su sentimiento,
ese era un camino.
Había otras posibilidades siempre las hay,
o por lo menos eso era lo que pensaba,
hasta el momento de relamer mi comisura,
intuyendo su vulva con una mirada descarada,
en público y frente al cancerbero de sus sentimientos,
pero no de su olor.
En un acuerdo tácito,
aparentemente en cuanto el tipo noto la lengua de ella,
responder en conjunto con su mano debajo de la mesa, se retiro,
sin mirarlo ambos intensificamos nuestra observación lasciva,
insinuante, separo un poco mas sus rodillas,
para que yo notase con conciencia brutal el efecto sanguineo en su celo.
Decidido iba a levantarme,
fue entonces cuando vi al tipo con otro,
volvían desde donde?
el segundo con una raqueta en las manos, todos nos miramos,
no entendía como todos podíamos saber todo,
pero sin embargo, así era,
eso genero en mi un sentimiento de desnudez,
por supuesto responsable de deshinchar mi pantalón ipso facto,
mirando la taza de café al sentirme descubierto,
percibía la mirada de ella más firme, mas fija, mas anhelante,
y también la del tenista bronceado,
no podía comprender como era que el tipo, el otro,
el primero, no pusiese atención a todo esto,
y continuara con su conversación cada vez mas encendida,
ansioso mirando por el rabillo observaba como ella desprendía su blusa
el deportista me odiaba,
incomodo, observado, decidí llamar al mozo,
para terminar con la situación,
sin imaginar entonces,
que ella se acercaría hacia mi ante todos,
me saludase diciéndome que lamentaba no haberme recordado antes,
acercándome su calor,
besándome para despedirse
y dejándome su número en voz alta,
pidiéndome que la llamase para recordar aquellos tiempos.
Fue entonces cuando supe cual era el otro camino.
____________________________________________________________________

-Las ilustraciones corresponde a la obra P Picasso.
______________________________________________________________
 
17-Ma Luisa de conocer.ar,y ahora gotan por tomasuncafe-05/01/09.
________________________________________________________

Siempre habíamos hablado de ella mientras Ale fue su pareja,
recuerdo que le encantaba despertar en su departamento,
desde allí me llamaba he íbamos al trabajo juntos,
el me contaba que Lía, así le decía preparaba unos desayunos grandiosos,
nunca estuvo claro que paso entre ellos pero al fin se separaron,
fue una lástima ya que solíamos los cuatro tener buenas salidas,
hasta llegamos a irnos de vacaciones algunos fines de semana,
ellas Lía y mi pareja tenían buen dialogo,
luego de la separación supimos poco de Lía.
Una noche luego de cenar era jueves vagando sin rumbo,
ya que estaba solo y separándome,
en un bolichito de Palermo me encontré con ella,
que estaba tomando algo con una pareja de amigos,
la charla se hizo amena tomamos bastante,
fuimos quedando solos era la hora de cerrar y nosotros ahí,
hablábamos a borbotones con la locuacidad de los eternos conocidos,
y la lógica verborragia alcohólica,
llego el momento de partir la acompañe hasta su casa,
OK si subí, olvide los lazos,
no se tal vez el alcohol la soledad en compañía,
no sería muy perspicaz imaginar que terminamos acostados,
una relación normal cotidiana como de viejos amantes, que no éramos,
pero algo incomoda a medida que bajaba el nivel de alcohol,
crecía el cansancio el absurdo y naturalmente me quede,
todo había sido convencional pero culpógeno me costó dormir ,
ella rápidamente entro en un profundo sueño emitiendo sonidos ininteligibles,
al cabo de una hora más o menos según calculo me dormí,
con sobresaltos llego la mañana fui al baño,
decidí volver a la cama estaba muy cansado para otra cosa,
entre en un profundo sueño recuperando el tiempo perdido,
creo recordar mis sueños en vaivenes y flashes,
estaban Ale y mi ex vestidos de policías en la playa,
y luego nada creí haber dormido por más de mil horas,
de repente comencé a soñar nuevamente,
sudaba agitado me quería zafar sentía mucho calor,
había en mi sueño un sonido extraño de palomas,
todo iba creciendo hasta que abrí los ojos a la mañana,
entonces comprendí los grandiosos desayunos de Lía,
que exprimió hasta mi ultima gota, constante, prolija,
haciéndome sentir que estaba entregando mi vida en ese instante;
nunca entendí por que se separaron,
yo de tanto en tanto sigo yendo a desayunar.
_________________________________________________________________________________

45-ID de cualquiera por tomasuncafe-29/10/10.
_________________________________________________________________________________

Rivadavia y Urquiza.


La barrera.

Los hijos de puta no pagan, pensaba azorado en el cotidiano trayecto, tan cotidiano como efímero, tan pronto como eterno, tan rápido como lejano, con la radio en el fondo del eco de un pensamiento volátil, con la cotidianeidad de una primavera tardía, de una historia trunca, de miles de días, siempre una casualidad se enfrentaría a la sorpresa de la barrera de Rivadavia y Urquiza, como una escupida, despertar mirando perplejo el paisaje circundante del caos, adornado por los deshechos de pájaros como azules regalos del inconsciente clavados en mi parabrisas, pórtico privilegiado de mi audiencia ante el rito matinal desmesurado, luego de ese llegar sin saber por dónde ni porque con la mente volada, el cerebelo eficiente me guiaba sistemático al ritual no pudiendo recuperar el pensamiento escondido en esas cuadras previas, ni siquiera una palabra de las que habían sido vertidas en mi camino emitidas por la radio siempre en el mismo canal.

No lo había visto así nunca, el tipo recaliente insultaba descontrolado, todos mirábamos y escuchábamos el escalofrío de las puteadas desmedidas, éramos muchos y como todas las mañanas estábamos detenidos en un mar de autos en infracción de una barrera en la Pcia. de Bs As, tipos en contramano, algunos pretendiendo girar a la izquierda en el semáforo y así obstruyendo la Av., doble fila etc., y la Puta Madre que te Pario!!!!! tan clara como esperada, la atención me había llevado a perder nuevamente mi pensamiento en tiempo real, para fijarme en la puerta blanca inmensa de la camioneta que recibía aquella atropellada de puteadas tras haber obstruido el paso del ofendido- ofensor, se crispo el viento con la apertura en cámara lenta, como si fuera un cuadro a cuadro voló en pedazos la respuesta temida, la contraofensiva que yo suponía iracunda y contra contestataria, llegó sorpresiva, “que querés hermano estamos en la Argentina”.

Sera por eso que aquella mañana no había registro de mi memoria ni de mi radio una vida a ciegas con esta verdad esperando para darme un marco, todo era posible donde todo es posible, donde todos somos ejemplo dialectico inconfundible de conducta intachable, y operadores cotidianos de hacer lo que se nos viene en ganas y que vamos a destrozar en manos de otro y por supuesto la insolencia de sentirse estúpido durante tantos años pensando en que cosas están bien y cuáles no, siendo que todo está puesto para mí y todo puesto para ser juzgado por mí, y nada puede sojuzgarme , ahora entendía el estado natural de las cosas en mi sociedad, sentía tirante la piel de mi sonrisa, ancho de gloria dispuesto a proceder en mi destino, yo también apreté la bocina con vehemencia con la algarabía de quien tiene razón.

El ruido fue crepuscular, tremolo incandescente, todos miramos, el tipo había entrado de contramano con la barrera baja y obviamente no lo vio, un silencio mortal solo la radio y otros gritos, histerias del desacierto, conclusiones rápidas, y algunas reflexiones aunque solo retumbaba en mi aquella que hacía unos minutos le había dado sentido a tantos tragos difíciles de sobrevivir,

El eco volvía univoco “a donde te crees que vivís”.

No había un traje que reflejara aquel ánimo festivo y contradictorio de una mañana distante de pensamientos ocultos tal vez perdidos, perdidos en otras mañanas, en otras vías, caminado el hastío, enemigos trascendentales para ser cómplices a la vuelta, al cruzar reflexiones en acuerdo absoluto, ”el tipo se habrá dormido, estaría borracho, que barbaridad un inconsciente” un clic en la radio acompañando la espera, flashes de cordura, ambientes conocidos.

No quería escuchar la noticia, ni pensar en los días, el interior del auto seguía cálido, el humo del cigarrillo era un ambiente, la desfragmentación de las palabras en el interior de una espera harta de no encontrar respuestas esperadas, comenzar cada día siendo solo otro hijo de puta.

___________________________________________________________________________

200-不客氣 Pujochi.Pujochi de ntcc por tomas danberg-06/05/12.














Pujochi insistía la cajera, ante las gracias que le había espetado el turco,
y la pregunta azorada,que!!!Cómo?
-pujochi, pujochi,
Fue ahí cuando cayó en la cuenta que la China le está diciendo de nada,

El resto del día fue al pedo como casi siempre en domingo, y el turco que se repetía en incesantes pujochis esperando nada, diciendo una y mil veces esa palabra que había conseguido su atención, cosa que no era sencilla ya que el casi no se sorprendía, tal vez los años en penumbras, tal vez su indiferencia natural.

La noche anterior le pesaba en los parpados, aunque no podía recordar lo suficiente sabía que había sido una noche de amigos fortuitos y guitarras, en aquel casual bar donde previo a irse a su casa entro a tomar un café.Había ido a cenar con amigos de antes, con los cuales ya casi no se hablaba de aquel tiempo, solo se hablaba, se reía, se aconsejaba y básicamente se intercambiaba un poco de afecto de antaño y abrazos.

La piba les decía en una actitud seductora y algo ingenua, que había nacido en otra época, que le hubiese encantado nacer en el tiempo de ellos en esa cultura rica en historias y canciones, y el Chileno creo que el padre de ella, entonaba en un grito ”por la cintura cósmica del sur“ se exaltaba el alma, brillaba la noche y los recuerdos, y la piba acompañaba con una cálida voz aguda y entonada, esparciendo parte de su seducción y esa utopía de haber sido una historia que no es la suya y casi treinta años de diferencia.

Como antes, sintiendo la sangre recórrele el cuerpo, alcanzando la vida en las manos, el turco que no tenía ni un gen otomano, pero recibió este apodo que era ya su nombre, borrando aquel Alberto que trajo de nacimiento y apenas algún recuerdo de la infancia le traía un tati, dejaba sus palmas coloradas golpeando en un bombo fallido contra la mesa desvencijada de aquel bar que lo estaba volviendo a ver, el se estaba volviendo a reconocer, a sentir la lucha, a considerar el tibio deseo de vivir.

Pujochi se repetía, mientras tanto tomaba su almuerzo un café con leche y un sándwich, tratando de traer esos recuerdos que volando como un pistón iban y venían sin darle una versión definitiva, dándole miles de puntas inconclusas que lo mantenían pendiente como una nueva muralla, un desafío.

En la siesta se revolvió en un sueño corto, agitado sudando su piel junto a los pechos de la piba, lo traspasaron como en otra época en Bélgica cuando llego a vivir el exilio, a exponer y exponerse, acariciando a aquellas rubias que querían su piel morocha y ser participe de sus historias, no entendiendo casi nada de aquella nuestra idiosincrasia, matizada por la injusticia más ruin y la visión pintada de héroe que les mentía el turco.

En un ahogo despertando algo perdido pero muy activo en los recuerdos y casi sin reproches, sonaba en su cabeza aquella canción de Ismael Serrano que lo alcanzo de vuelta al País, y el recuerdo de alguno de sus hijos que ya no veía, levanto su soledad una repentina desazón, lo devolvió al recuerdo de ayer, pero no al de antes, el que lo había depositado aquí y ahora, la manera de escaparle a su historia.

Decidió recuperar su ánimo con un café para lo que tenía que volver al súper de Li a comprarlo, se había acabado esa mañana tal vez en el exceso de tomarlo por litros tratando de ver algo de claridad. En el recorrido empezó a viajar nuevamente en la boca de la piba, la utopía, los amigos, los hijos que no estaban ya que el no los había vuelto parte suya si no partes de un momento, el exilio de él, el del Chileno, el partido, la muralla, a recordarse como tati, y a pensar como decirle a Li la China, que le enseñara a decir gracias, pujochi.

__________________________________________________________________________________

201-uno o dos. de conocer.ar,y ahora gotan




que somos si no la búsqueda incansable de colores en el lienzo de un epilogo perfecto,
solo la búsqueda, la condición humana,
-yo también tengo otro lugar,
.le escuchaste decir sin oírlo con la suficiente atención,
como para comprender que las necesidades pueden,
y de hecho generalmente lo son mutuas,
aunque no necesariamente paralelas,
intentaste seguir con tu alocución casi existencial,
y digo casi por que a esta altura de los acontecimientos ya no podías desplegar tu interior,
en la inmensa desatención de tu interlocutora,
que se había descarriado con una interrupción impensada ante un auditorio respetuoso,
-y qué carajo me importa, gritaba desencajada,
en tanto la falda enrollada,
hacia que su bombacha se le clavara impertinente en el culo sacándola de enfoque,
y logrando su más furibundo enojo,
-está bien no es para que te pongas así, solo intentaba darte otra razón,
-qué razón ni mierda, estoy tratando de verter mi intimidad en tus planas orillas y me salís con boludeces,
el acostumbrado a la magnificencia de la tormenta emocional,
de un animal en celo egoísta y perverso,
que solo pretende ser saciada con el apetito de un naufrago,
y aplastado por las continuas insinuaciones a su virilidad de roedor,
comprendió inmediatamente que no era ese el momento, para confesar sus deseos más íntimos,
ni para entablar una confrontación la cual estaba perdida antes de empezar,
-mírate si sos un naufrago del estúpido romanticismo,
-de una primavera que ya se termino,
-incapaz de escucharme cuando te necesito,
-no entiendo nuestra relación, no me entiendo,
el impávido escuchaba ya definitivamente en silencio,
sabía de antemano que todo terminaría al irse a la cama,
ella adoraba que él la amase,
así que trato de mejorar su cara de boludo,
pensar en el culo de su compañera de trabajo,
y disponerse a satisfacer a esa mantis religiosa que lo estaba insultando,
como todas las noches en un ritual de sado dominación oculta,
pues creía que de esa manera sacaba lo mejor de él,
creyendo en la ignorancia de él , y él dejándola creer,
-me estas escuchando,
-porque me miras con esa cara,
-no ves que me estoy enredando con las faldas vení ayúdame,
-que ya otra vez se me metió la bombacha en el culo y vos sin hacer nada,
ya estaba por empezar el juego,
ella sacaría en la cocina su ropa interior de todo el día,
delante de la ventana arriesgando ser vista por el vecino,
y se la fregaría con todos sus manjares aromáticos en la cara,
el seguía pensando en el redondo culo que deseaba,
y ya empezaba a notar el bulto que calmaría a aquella fiera independiente,
viciosa por los malos tratos hacia él y proclive a la humillación más ladina,
con la que ataría su sexualidad brutal a el amante elegido para tal propósito,
ya llevaban varios años y el ritual se iba endureciendo,
como su verga volando dentro de sus fantasías en los bajos de la que deseaba.
Al despertar con el fuerte aroma sin pudor se encontró asediado,
con su pija enhiesta, y totalmente sometido al protocolo de lamerla,
hasta que los gritos de la fiera le indicaran el momento de enterrarle su angustia,
eso sí, sabía que había sido elegido por sus virtudes sexuales, no por su encanto varonil,
y como en otras noches comenzó la caza,
ella devoro esa esplendida virtud del ignorante y él se dejaba lamer,
él la mordió tal y cual debía hacerlo,
al principio con la calma de la espuma para ir in crescendo
hasta marcar sus nalgas con los dientes,
el principio de las manchas rojas eran también el principio de la venganza,
mordía más fuerte, su turgencia crecía,
ella multiorgásmica, ante su hombre se hacía de seda y él de fuego,
metal incandescente chorreaba su baba de animal, ese que desconocía,
la sometía a volteretas, penetraciones, empellones, mordidas y más,
ella acababa y acababa y él más,
sus ignotas armas mostraban aquel costado,
empujaba su cara contra ese culo rojo luna inflamada,
que no era su amada pero si su deseo,
baba y colmillos los huevos turgentes, y ella casi desmallada,
era a sabiendas antes de desfallecer le diría la clave,
el licuaba su sangre en latidos fuera del pecho,
al que bañaba en el flujo más miserable del adorable deseo,
si el deseo de ella,
ella a punto de tener otra muerte, su enésima muerte,
esa muerte que le haría decir para finiquitar la faena de su semental, sodomízame,
con el último aliento ya sin preguntas,
dilatada sin cuestionamientos fragmentada a punto de fenecer de amor,
o lo que ella entendía por amor,
“que somos si no la búsqueda incansable de colores en el lienzo de un epilogo perfecto”
repetía en el ritual nocturno, esta mariposa desteñida,
mudando sus colores en el placer de su fiera,
-más, dame más, comenzó el final,
y otra vez más, dame por el culo,
un estallido de colores,
en la fuente de inspiración de esa mente a mil que gozaba cogiendo un culo ausente,
ese que le daba la máxima energía para erguirse ,
hasta sentir la posibilidad del estallido en sus piernas,
mancomunándose con el otrora más deseado,
ahora era ella nuevamente y no solamente su culo.
_________________________________________________________________________________
60-calor. de conocer.ar, y ahora gotan por

apenas comenzó el año nuevo Chino 25-01
y ya estoy agobiado tal cual si estuviera en Shanghái ,
en mi imaginario húmedo y tedioso,
con un fastidio supino doy vueltas,
en busca de no sé qué y no encuentro,
es la mañana ya tome mi segunda taza de café,
miro tenis desde mi inquietud,
en Melbourne Federer gana,
y ya llevo fumados no sé cuantos cigarrillos,
suena la radio de fondo hay noticias pero no me atraen,
como casi nada esta mañana de verano en Bs As,
mi casa es un desorden constituido, no quiero ir a trabajar,
y otra vez deambulo sin sentido,
no a que atribuirlo,
ya es tarde aparece una presunción,
será que ella no estuvo aquí,
sin más sigo el tedio,
con automatismo abro mi heladera,
para mecánicamente tomar de mi botella bocona de agua,
un sorbo que me alivie,
Roddik la tira afuera, termina el partido,
Junto con ese final, la radio anuncia ayudas al campo por la sequía,
entre el tedio, el tenis, la seguía,
el agua helada se chorrea sobre mi pecho,
en un clic miro las gotitas, siento crispación,
y comienzo a descubrir mi deseo,
frenético dejo caer más agua fría,
la caliento con mi piel, mis vellos, mis pensamientos,
me descubro entonces empapado,
con el botellón gélido rociándome a raudales,
en la cabeza, los genitales, una catarata de ella,
esas gotas me sabían a sus dedos,
me inspiraban su recuerdo, sus costados,
cegado sentí que me acariciaba, me besaba, me chorreaba,
desnudo en un charco su charco, me encontré,
llevo su olor, le dejo mi roció,
espontáneo recuperé el sentido,
supe que en ese momento ella había estado más salvaje que nunca en mi,
ahora me ducho ya sin pensamientos.
 ____________________________________________________________________________
-Polaris Australis.                                                      228-ntcc 16/09/12









 

Comiendo de la mañana reciente Carlos amanecido intentaba programar sus posibilidades,
se sabía inquieto hacia un tiempo indefinido,
(indefinido de parámetros propios, de cuando un minuto puede ser toda la vida).
Clareaba por la ventana una luz tibia como era ella a la que estaba abocado en sus sensaciones,
intentando ponerle un lugar justo a sus deseos, que dolían de olvidos,
y grises mañanas, con una piel algo gastada bajo la camisa Polaris,
que le asignaba una época y el recuerdo de su cintura,
bajo ninguna circunstancia lo remontaba a una estrella.
Estrellado de cafés y humo volvía en unos sinuosos e inevitables vaivenes a su falda,
la que desprendía el aire fresco de sus desnudas piernas que soñaba como bufanda cada día.
Con la existencia gastada de andar poco en la tierra con infinitos kilómetros de cuestionamientos
auto infringidos,
pocas veces se atrevía a sentir, pero si había una seguramente sería ella,
la que le completaba los intersticios para alejarlo del flagelo de comprender.
Intento con otra bebida empezaba un nueva primavera que le florecía en presentes,
al aroma la astucia que le avivaba el brillo de una mirada,
que algo gastada el sentía relucir incandescente y profunda en la eternidad de 10 segundos,
de inmediato volvió a la cafetera con un cigarrillo encendido,
manto negro cotidiano retorno al cuestionamiento de su inexistencia,
se dejo de a apoco pasando de largo otro día.
Volvió con todas las fuerzas a esa tarde de domingo en donde esas tiernas palabras lo esperarían,
algo inaudito habría sucedido estaba caluroso, la plaza repleta y los niños no lo veían,
caminó Carlos tratando de mantener su equilibrio desquiciado por las bicicletas a su través como flechas indoloras,
indolente desprotegido por el abandono de su lugar comenzaba a temblar sin sudor,
cuando todo parecía perdido la vio, se vieron, increíblemente ella lo estaba mirando,
en un costado de la plaza ya sin niños, ni bicicletas,
ocuparon los bancos con sus besos, sus caricias se multiplicaron,
Carlos dejo el olvido y se sofoco de placer,
lamio su boca y sudo su deseo, sin notarlo una vez mas había dejado su muerte.
____________________________________________________________________________________
Como un eco                                                              230-ntcc 29/09/12




















 
 


En un amasijo de desalineado deseo de costumbres olvidadas,
Carlos se revolvía entre su casi última aventura, lo sofocaba la cercanía,
se prendía desesperado al aroma aquel que lo hacía temblar,
echaba gritos entrecortados con gruñidos, desfilaba su placer en un solo filo,
como ráfagas en vientos del vacío y esa música, se relamía en su deseo,
empapado de sudor, agitado de flashes como animales sagrados le apretaban el cuello,
un estruendo, otra vuelta, y nuevamente esa sonrisa.
Cuando despertó su entorno era un campo de batalla,
su pecho saltaba al vacio del instante soberbio en el último minuto,
no valía nada toda su historia, ese era el tiempo,
el sabia, decidió desayunar mientras se mantenía en vilo.
Ni bien comenzó a preparar el café, supo que esta era su historia,
pensó en el giro de su destino e inmediatamente tomo la decisión de plasmarlo,
sabía que el relato escrito lo haría compartir aquello que nunca nadie había vivido,
se apresto a escribir, cuando el sudor seco en el recuerdo le hacía ruido a sal,
cuándo el pecho dejo de retumbarle en los oídos haciéndole relamer su boca aun inquieta,
tenía tantos colores como desmayos y vueltas el camino, tomo la palabra,
y se sintió desnudo cuando escribió, mi amor…
Todo fue repentino, se marcho al trabajo, se perdió la historia en el viaje,
se descubrió silente en el almuerzo, cuando la vio ya sabía que la tendría en sueños,
que  mañana tendría una nueva historia, que le escribiría su amor en la piel,
y volvería triste cada mediodía a buscarla en su memoria agujerada y ensoñación profunda.
____________________________________________________________________________________

 C3 de 3                                                                                                           232-ntcc 07/10/12


 













Desoyendo cada una de las observaciones fatales el decidió encender otro,cada uno sabe que mañana habrá un titular en el diario y no palabras,
exhalo el mágico humo, describió en su mirada cada figura,
disfomorfismo irrepetible aunque siempre igual placer,
Carlos tenía grabado a fuego el fatalismo en la piel,
aunque todavía no había encontrado las palabras,
había conocido a tantas como en un kilo de uvas,
las mismas parecidas con sutilezas que las hacia deliciosas,
ignotas entre sí aunque fundamentales para él ,
una voluta sin nombre que desgajo en una necesaria melena,
recorto el tiempo dejándose esperar cuándo un poema le trajo aromas,
se ilumino despierto de aquellas que ardieron ante su concupiscencia,
miles de tazas compartidas, en todas la direcciones, siempre el perfume del café,
ellas le traían ese perfume y aquellas volutas,
decir hoy que en grises olvidos estarán inevitables sus deseos,
imágenes impertinentes casi olvidadas, como palabras que ya no están,
encendió la radio la canción decía “tras tus pies” y volvió a el humo sin fe,
tantas veces salvado de la muerte por un gesto,
tantas otras recogido en sueños de mañanas en cotidianos desamores,
solo la luz de las palabras sin sentido le habían dado un valor a su presencia,
cerro la luz, encendió otro cigarrillo y se propuso esperar por esas palabras un vez más.


_______________________________________________________________________________________________________

           Redistribucion!!!                                    250-ntcc 10/01/13



 
 
 
 





Hacerse el boludo, toda una expresión que ya lleva tiempo entre los vivos,
se mas vivo y hacete el boludo le decían a un pibe los amigos, justo cuando la vieja vino a preguntar por el dueño de la pelota que le rompió las plantas.
Para salir bien parado en este laburo tenés que hacerte bien el boludo, recibió como sentencia el chico que comenzaba su primer trabajo.
Y así la cultura fue creciendo, con nosotros sin los otros, a los otros que me refiero es a los verdaderamente boludos que creían en poner el pecho, en salir de abajo del agua sin entender, aquel pie, the big foot, la aplastante realidad y por supuesto no haber aprendido nada.
Como en todos lados la vida en mi barrio fue cíclica siempre hubo ganadores y perdedores,
el subibaja era un forma de ser, también de entretener a la chusma de niños que se preparaban
para hacerse los boludos.
Hubo etapas buenas y malas, con colores desbordantes y grises crepusculares, de bonanza y sequias, de vivos y muertos, pero siempre crecía en el genio como una raíz intestina, variopinta que se amoldaba a la necesidad desde su amorfa presencia univoca omnímoda, todo poderosa sin importar casi en qué lado del juego tocaba estar, y así seguimos imponiendo una cultura grandiosa un polo de sabiduría y sensibilidad, disfrutamos del Teatro al decir de algunos” (Bs As es una ciudad con una oferta teatral de las más importantes del mundo)”, "(el Teatro Colon es un lugar mágico rara avis en su estirpe y único por su acústica)","( y teatro abierto y y y…)",vimos a Brecht, a Dostoievski , y tantos escuchamos a Cipe Lincovsky recitando (no a Brecht si no a Martin Niemöller), recitándolos, sacándonos mil sensaciones contrapuestas, descarnadas, pero tan vividas como mariposas, las mismas que exterminábamos con una rama pelada de paraíso. Nadie usaba el dólar como moneda corriente, pero todos sabíamos su valor, y si podíamos amarrocábamos en verdes, consiguiéndolos con la habilidad aprendida de tanto hacernos los boludos.
Pasaron noches y tempestades los peores males, escuchamos solo a Cipe cuando Brecht y Niemöller nos dejaron y ellos estaban llegando y golpeaban la puerta, no creímos, no creemos, no sabemos, y desconfiamos, tal vez será así en todos los colegios, en todos los juegos infantiles, en el mundo en su totalidad, que la arrogancia nos tienta a creer que esta espectando esta fórmula y que la adquirió por mágica, total al fin y al cabo todos iban a entender que hacerse el boludo es lo mejor, cuando apareció otro ciclo y otro y ahora que vamos a hacer más que seguir haciéndonos los boludos.
Ya es el momento su excelencia ya puede cuando termine con sus cosas dejar su intimidad y demostrarles quien es el que tiene la palabra, grite y golpee no olvide que toda excitación lograda finaliza en el orgasmo. Por favor ni se le ocurra hablarles de la obscenidad del sujeto Hegeliano, ni del fin de los tiempo, solo deje fluir su éxtasis que sin dudas Ud. es única y el único objeto del deseo.
Que el esfuerzo de ser y parecer no la carcoma en la náusea existencial de este estado maravilloso que es producto de mentes como la suya, ni se moleste no entienden se hacen los boludos.

________________________________________________________________________________________ 

Maja Bar de conocer.ar,y ahora gotan por tomasuncafe-27/02/09.


Hoy volví de un viaje,
y como siempre cuando estoy cansado fui al bar de mi barrio,
el bar de Pepe,
está en la avenida, allí tomo café,
entretengo mi estar con los transeúntes y las meseras,
las segundas no son muchas, a lo sumo dos,
con estas vistas logro relajarme,
salvo en ocasiones,
como por Ej. cuando Poli ,
una niña delgada y culona, torpe pero amable,
con pechos inexistentes, un poco queda,
en circunstancias que desconozco,
abandono la barra para clavarse su jeans jalando por la cintura,
hasta creo llegar a su alma, lejana en semejante culo,
con un contorneo imperceptible, perdió su clásica timidez,
para mirar fijamente, hasta notar su desprejuicio que la hizo huir,
hacia la cocina, supongo a completarse,
ya no la vi ese día, no lo supe lo supuse y no podré saberlo,
pues se fue,
ahora tienen otra niña en su lugar,
y hoy justo hoy,
cansado luego de manejar varias horas,
ella trajo mi café,
no sé su nombre,
solo la había visto un par de veces,
Pepe no estaba, poca gente,
dos más adentro, que desconozco,
y otra vez paso,
la vi alejarse, con el celular, en la vereda vecina,
comenzaron las risas, conjuntamente con su mano en el ombligo,
luego la cara interna de sus brazos se friegan por sus pechos,
el rostro cambia y todo lo previo que ingenuamente confundí,
toma sentido ante una gestualidad clara de gozo,
suelo ser ingenuo pero el goce aun puedo reconocerlo,
mas, cuando llevó su mano libre el fondo del bolsillo derecho,
y volteo hacia la oscuridad,
me levante pagué y me fui
no quise conocer el final,
prefiero que quede abierto, tal vez no se valla,
y además yo debo descansar hoy.
_________________________________________________________________________________
-la mirada, esa vuelta.                                                                                     241-ntcc 21/11/12



El tipo se había apoderado de la atención de un auditorio que intentaba buscar un destino,
una necesidad, ocupar el resto de sus días con una profesión,
y así en el promedio de su hora advirtió el interés de ese grupete de faldas silenciosas y expectantes,
ante sus afirmaciones casi increíbles en uno claustro de ciencias exactas,

-en la repetición a veces siento como si una biografía que ya estuviese escrita en un solo párrafo,
que se relame al repetirse sistemáticamente a lo largo de mis días,
y será que no sé mas que repetirme y que el dolor sea el alimento,
o solo la consecuencia de una cabeza circular que no puede ir a su destino,
si es que algún sino tiene un lugar de fuga,
o es que solo tiene escrito un párrafo y nosotros no sabemos escribirle otro,…

-perdón quisiera saber si es posible entonces un destino incierto.

Mire intentemos hacer el siguiente ejercicio,
si al salir Ud. conociera un grupo de estudios de filosofía y letras,
estudiaría con ellos para esta materia.

-seguramente no lo haría.

Tal vez ahí está su respuesta,
y ahora terminaremos por hoy,
pueden retirar las fechas de sus exámenes en las copias que están sobre el escritorio.

Inevitablemente el sabia que alguna de sus silenciosas admiradoras,
rozaría su fragancia entorno a su impaciencia,
dejo de dibujar cuadrados, se atrevió a levantar la vista al calor del deseo.
En su pensamiento,
se mezclaba con indiferencia el hecho de saberse por un momento protagonista indiferente de su propio círculo.
__________________________________________________________________________

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras y tu tiempo,
intentaré responder dependiendo de mis posibilidades,
de todas manera sabé que me enorgullece ser leído y por supuesto leerte,
un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...